DAO TIPS

¿Cómo cuidar tu salud después de los 30 años?

Conforme pasa el tiempo, los cambios se hacen más notables, y aunque algunos cambios son positivos, hay que reconocer y aceptar que no todo vuelve a ser igual.

Parte fundamental para seguir con un estilo de vida sano es cuidar de nuestro diario vivir después de llegar a los 30, por tal motivo te damos estos TIPS  para que los tengas en cuenta  y mejores tus hábitos con el fin de que después los años no te pasen cuenta de cobro.

1. Cuídate de las comidas

A medida que envejecemos la grasa corporal tiende a asentarse y es más difícil perder peso, esto se debe a que nuestro metabolismo es mucho más lento y la energía que nuestro cuerpo utiliza para funcionar disminuye 2% cada década y luego de los veinte años comienza a disminuir 10% por década.

Después de los 30 la energía necesaria es muy distinta y los niveles de estrés también pueden contribuir a desregular el ritmo del metabolismo.

Lo más recomendable es comer saludable y hacer ejercicio.

2. Tener una buena postura ayudara.

Durante la jornada laboral y en el vaivén de los quehaceres diarios, podemos adoptar posturas incorrectas e incluso hacer esfuerzos que a partir de esta edad ya no van a ser simples molestias.

Lo más recomendables es que en tu trabajo adoptes posturas saludables, puedes preguntar en el área de seguridad en el trabajo y ellos te dirán como debes hacerlo, otra forma de cuidarte es no realizar mucha fuerza tanto levantando objetos pesados o mucho peso en el GYM, recuerda que cuidarte depende de ti.

3. ¿Estrés?

Mucho se habla de este tema, sin embargo, es verdad de que a medida que vamos envejeciendo ya sea por diferentes motivos el estrés afecta la mente y por ende nuestro cuerpo.

Este problema es algo a lo cual debemos poner cuidado puesto que puede derivar trastornos como la depresión.

Por esta razón es importante prestar atención para intentar determinar cuál es la causa mayor del estrés y utilizar distintas técnicas para evitarlo. El ejercicio, la buena alimentación, el sueño, la yoga, la meditación o simplemente las reuniones familiares o con amigos pueden ayudar a disminuir el estrés que se acumula a lo largo de la semana.

4. Falta de sueño y agotamiento.

Los trasnochos, las largas fiestas y los trastornos de sueños ya empiezan a pasar factura y sobre todo cuando no disminuimos estos hábitos de nuestro ritmo de vida.

Por lo tanto para evitar que esto suceda, y comenzar la semana con más energías, es importante dormir lo necesario. Luego de una noche de diversión y poco descanso, deberíamos recuperar las horas perdidas mediante siestas a lo largo del día.

Fuente: diferentes webs 

Droguerías Alianza de Occidente

#GenerandoSaludATuVida

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.